10 nov. 2008

Cashback


Cashback, una película que intentando decir cosas importantes no hace más que decir memeces. Hablar del arte, del amor y de la vida en términos generales, no resulta nada fácil. Qué razón tenía Víctor Erice cuando dijo que "quien se haya acercado a lo inesencial, ve lo esencial en ese acercamiento", las pequeñas cosas, las concretas son las que nos acercan a los grandes misterios. Además Cashback resulta tremendamente previsible y está llena de tópicos. Una pena, el cartel y la sinopsis prometían, y el título indie engaña. Os dejo las dos versiones del primero, uno censurado y otro sin censurar.

3 comentarios:

Nota dijo...

Es un consuelo (de tonto) ver que la censura no es una reacción alérgica exclusiva de los españoles, ¿no? De acuerdo, no veré la peli.

(Comento aquí por lo de más abajo.)

Me gustaría aportar un par de cosas a tus críticas al tratamiento de la violencia machista en los media. Me golpeo el pecho tres veces. Sí, toda la razón. Los plumillas somos esclavos de lo inmediato, de la lente amarilla y de las estadísticas; cosificamos los asesinatos (no te creas, también los muertos en carretera) y alentamos ciertos comportamientos transmitiendo contenidos y actitudes del todo reprochables.

Ahora bien, comparto el diagnóstico de la ministra Aído (y me uno a tu "ya era hora"). Es una apuesta valiente porque requiere mucho tiempo. Es la única solución: esperar, dejar que el tiempo, la cultura y la buena educación acaben con atavismos y prejuicios sociales. Ahí están las raíces de todos los males.

Por eso te digo que la ministra fracasará y que la oposición cargará contra ella cuando el recuento tétrico del 31 diciembre nos deje otros setenta cadáveres. Porque los políticos, por desgracia, por inmadurez o por interés, también exigen resultados inmediatos y la solución a este problema, querida amiga, vendrá con una generación que aún no ha nacido.

¿Menudo comentarista has fichado, eh? Salud.

irene dijo...

TODOS alenctamos en cierta manera comportamientos machistas, arraigo vs. educación. Confío en la llegada de esa nueva generación pero creo que todos tenemos que aportar nuestro granito de arena. Y es verdad, también creo que las críticas y la política-espectáculo instalada en nuestro país acabarán echando abajo un Ministerio que se empieza a caer del árbol.

Muchas gracias por tu comentario.

irene dijo...

Nota! al final han sido 74...
a ver cuando llega la reprimenda de la oposición...